Asunto: urbe
La arquitectura como práctica social

La arquitectura como práctica socialImagen noticia

Natalia Barragán – 17⁄01⁄2012
 
Poco se escribe de arquitectura y de sus fundamentos. Lo que hay son más bien catálogos, monografías, libros de fotografías de edificios y de construcciones. De ahí que la publicación Modernización y nacionalismo de la arquitectura mexicana en cinco voces: 1925-1980 haya sido la más vendida en el stand del ITESO en la pasada Feria Internacional del Libro (FIL), a decir de su autora, Yolanda Bojórquez, académica del  Departamento del Hábitat y Desarrollo Urbano (HDU) de esta casa de estudios.
 
Y es que, explica, lo que ofrece en este libro es un análisis de los fundamentos de la arquitectura del siglo XX, pero desde una perspectiva social: “Veo la arquitectura como una práctica social y a los arquitectos como estos grandes protagonistas que fueron los que generaron no solamente nuevas maneras de construir el hábitat, sino nuevas maneras de vivir para los mexicanos”.
 
Las “cinco voces” que aborda en el libro son José Villagrán García, Luis Barragán, Pedro Ramírez Vázquez, Juan O’Gorman e Ignacio Díaz Morales, cuyos discursos teóricos son también parte de su análisis, y a quienes presenta no sólo como artistas –una visión ya común– sino como figuras que aportaron nuevas formas de habitar el espacio.
 
"No es que no sean artistas, sí lo son, pero yo creo que es más profundo que eso. Es gente muy preparada que sabe perfectamente lo que está haciendo, que hay ideología detrás de lo que está proponiendo […] Esa es otra discusión que también pongo en mi libro: la arquitectura como ciencia o como arte. No significa que si es una tenga que dejar de ser la otra, es como reconocer que es un arte pero que tiene su ciencia y una metodología".
 
Yolanda tiene dos hijos, y para ella esta publicación, producto de su tesis del Doctorado en Estudios Científico-Sociales que cursó en ITESO, es su “tercer hijo que nació de un embarazo de seis años”.  “Yo le tengo mucha esperanza a este libro, de poner este granito de arena o esta piedra para cambiar y tratar de ver de otra manera la arquitectura, tratar de analizarla más profundamente, con otras metodologías […] [Es] romper límites, abrir el panorama y permitirnos ver desde otras disciplinas cómo podemos estudiar más nuestra realidad”.
 
En opinión de la especialista, a los estudiosos de la arquitectura el texto les ofrece una visión más profunda de los personajes, de la obra que realizaron y de su importancia dentro del contexto nacional e internacional. Para los que no son expertos en la materia, el libro puede ser una manera de “enamorarse del hábitat mexicano, de que conozcan y comprendan el México en el que viven”.
 
Modernización y nacionalismo de la arquitectura mexicana en cinco voces: 1925-1980 es un coedición del ITESO, la Universidad Autónoma de Aguascalientes, la Universidad Iberoamericana Puebla y la Universidad de Guadalajara. 
 
Por la apropiación del espacio público
 
La visión de interdisciplinariedad y de la arquitectura como una práctica social es algo que Yolanda Bojórquez también aplica en el Proyecto de Aplicación Profesional (PAP) que coordina: “Procesos de apropiación y uso de los espacios públicos”, que se convirtió en una línea de investigación al consolidarse el Programa Formal de Investigación del Departamento del Hábitat y Desarrollo Urbano del ITESO. 
 
El PAP surgió hace dos años y comenzó en el municipio de Zapopan. Hace tres semestres se integró al Macro PAP “Gestión integral y construcción ciudadana de espacios públicos”, que coordina el académico Roberto García, cuyo trabajo se enfoca en Tlajomulco de Zúñiga. Por el proyecto de Bojórquez han pasado alrededor de 60 estudiantes de las carreras de Arquitectura, Diseño y Ciencias de la Comunicación.
 
Según explica la académica, el PAP que coordina es la base del trabajo que se ha realizado en colonias como Santa Fe y Chulavista, en Tlajomulco, ya que su labor es hacer diagnósticos de la problemática para que a partir de esa información se generen los programas y proyectos de intervención.
 
"Lo que vamos encontrando son estos referentes identitarios, […] elementos que ayudan construir tejido social […] La gente ya más que habitar el lugar, lo ocupa; se mete a vivir en una casa pero no está a gusto, no construye redes, el tejido social está fragmentado, no habla con los vecinos porque es mucho problema de inseguridad. Hay además mucha movilidad, la gente dura menos de tres años viviendo en la zona […] Nosotros vamos encontrando cuáles son estas señales".
 
Bojórquez explicó que como línea de investigación, su trabajo responde al tema “Fragmentación socio-urbana”. “Se abre este panorama de poder generar conocimiento nuevo acerca de cómo se construye la ciudad socialmente, cómo se ejerce la ciudadanía aún con la gente que es apática o que no sabe cómo responder”.

Foto: Luis Ponciano

  1. asuntourbe posted this